Lecturas de cada día

Domingo | Lunes | Martes | Miércoles | Jueves | Viernes | Sábado | Domingo siguiente

JUEVES DE LA VIGÉSIMO NOVENA SEMANA DEL T. O. “C”

PRIMERA LECTURA

Ahora, emancipados del pecado, habéis sido hechos esclavos de Dios

Lectura de la carta del Apóstol san Pablo a los Romanos 6,19-23

Hermanos:

Uso un lenguaje corriente, adaptándome a vuestra debilidad, propia de hombres; quiero decir esto: si antes cedisteis vuestros miembros como esclavos a la inmoralidad y al desorden, para el desorden total, ponedlos ahora al servicio de la justicia para vuestra santificación.

Cuando erais esclavos del pecado, la justicia no os gobernaba.

¿Qué frutos dabais entonces? Frutos de los que ahora os avergonáis, porque acaban en la muerte.

Ahora, en cambio, emancipados del pecado y hechos esclavos de Dios, producís frutos que llevan a la santidad y acaban en vida eterna.

Porque el pecado paga con muerte, mientras que Dios regala vida eterna por medio de Cristo Jesús, Señor nuestro.

SALMO RESPONSORIAL: 1

R/  Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor.

Dichoso el hombre /
que no sigue el consejo de los impíos, /
ni entra por la senda de los pecadores, /
ni se sienta en la reunión de los cínicos; /
sino que su gozo es la ley del Señor, /
y medita su ley día y noche. R.

Será como un árbol /
plantado al borde de la acequia: /
da fruto en su sazón /
y no se marchitan sus hojas; /
y cuanto emprende tiene buen fin. R.

No así los impíos, no así; /
serán paja que arrebata el viento. /
Porque el Señor protege el camino de los justos, /
pero el camino de los impíos acaba mal. R.

EVANGELIO

No he venido a traer paz, sino división

Lectura del santo Evangelio según san Lucas   12, 49-53

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:

"He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla!

¿Pensáis que he venido a traer al mundo la paz? No, sino división.

En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra".

COMENTARIO

   La redención nos sitúa ante la disyuntiva de aceptar o rechazar, prevaricar o servir en fidelidad. Jesús pide definirse sin ambigüedades por él o contra él. Por eso tiene el Evangelio función de espada que divide.

   Hacerse de los suyos puede equivaler a la aceptación consecuente de un clima hostil, incluso dentro del ámbito familiar. Puede llegar a exigir desprendimiento de todo. Es el camino para llegar a la paz de Cristo, distinta de la paz del mundo. La dignidad de la persona exige respeto de toda decisión libre, pero decisión libre no se identifica necesariamente con la verdad o con una decisión cerrada.

   El bautismo por el que arde Jesús en deseos es su muerte redentora. Asumido por la muerte pero vencedor de ella, ha solidarizado a los redimidos con su suerte. También éstos son sumergidos en la muerte para renacer a nueva en el bautismo.

   Todos hemos sido bautizados previamente en la pasión de Cristo. Sólo queda aceptar libremente el bautismo de agua y del Espíritu con los compromisos que se derivan. Luego incendiarlo todo. Sentirlo y trasmitir el sentimiento a los demás.

   El verdadero apostolado es la experiencia de un fuego que transforma y se propaga.

Domingo | Lunes | Martes | Miércoles | Jueves | Viernes | Sábado | Domingo siguiente