Liturgia

SEGUNDA SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

20 LUNES.

- 1 Sam 15, 16-23. La obediencia vale más que el sacrificio. El Señor te ha rechazado como rey.
- Sal 49. R. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios.
- Mc 2, 18-22. El esposo está con ellos.

21 MARTES. SANTA INÉS, virgen y mártir, m. obligatoria

- 1 Sam 16, 1-13. Samuel ungió a David en medio de sus hermanos y el espíritu del Señor vino sobre él.
- Sal 88. R. Encontré a David, mi siervo.
- Mc 2, 23-28. El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado.

22 MIÉRCOLES. SAN VICENTE, diácono y mártir.

- 1 Sam 17, 32-33. 37. 40-51. Venció David al filisteo con una honda y una piedra.
- Sal 143. R. ¡Bendito el Señor, mi alcazar!
- Mc 3, 1-6. ¿Está permitido en sábado salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?

 

23 JUEVES. SAN ILDEFONSO, obispo.

- 1 Sam 18, 6-9; 19, 1-7. Mi padre busca el modo de matarte.
- Sal 55. R. En Dios confío y no temo.
- Mc 3, 7-12. Los espíritus inmundos gritaban: <<Tú eres el Hijo de Dios>>, pero él les prohibía que lo diesen a conocer.

24 VIERNES. SAN FRANCISCO DE SALES, obispo y doctor de la Iglesia.

- 1 Sam 24, 3-21. No alargaré la mano contra él, pues es el ungido del Señor.
- Sal 56. R. Misericordia, Dios mío, misericordia.
- Mc 3, 13-19. Llamó a los que quiso para que estuvieran con él.

25 SÁBADO. CONVERSIÓN DE SAN PABLO, apóstol, fiesta

- hch 22, 3-16. Levántate, recibe el bautismo y lava tus pecados invocando el nombre de Jesús.
- Sal 116. R. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.
- Mc 16, 15-19. Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

26 DOMINGO TERCERO DEL TIEMPO ORDINARIO

Is 9,1-4. En Galilea de los gentiles el pueblo vio una luz grande.
Sal 26. El Señor es mi luz y mi salvación,
1 Cor 1,10-13.Decid todos lo mismo y que no haya divisiones entre vosotros.
Mt 4, 12-23.Se establecio en Cafaarnaún, para que se cumpliera lo dicho por Isaías.


Jesucristo, una luz en nuestro camino.

El Ev. de San Mateo hace con frecuencia refencia al Antiguo Testamento, presentando cómo las profecías se van cumpliendo en Jesucristo. Así el texto evangélico de hoy nos presenta a Jesús estableciéndose en Cafarnúm, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí que << vió una luz grande; habitaba en tierra y sombras de muerte, y una luz les brilló>> (1 Lect.). Esa luz que Cristo emite con su predicación: <<Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos>>, y que iluminó a los primeros discípùlos que dejándolo todo lo siguieron. Esa luz y esperanza con la que curaba las enfermedades y dolencias del pueblo (Ev.).

-9