Liturgia

VI SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

18 LUNES.

- Gén 4, 1-15. 25. Caín atacó a su hermano Abel y lo mató.
- Sal 49. R. Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza.
- Mc 8, 11-13. ¿Por qué esta generación reclama un signo?

19 MARTES.

- Gén 6, 5-9, 7, 1-5. 10. Voy a borrar de la superficie de la tierra al hombre que he hecho.
- Sal 28. R. El Señor bendice a su pueblo con la paz.
- Mc 8, 14-21. Evitad la levadura de los fariseos y de Herodes.

 

20 MIÉRCOLES.

- Gén 8, 6-13. 20-22. Miró y vio que la superficie del suelo estaba seca.
- Sal 115. R. Te ofreceré, Señor, un sacrificio de alabanza.
- Mc 8, 22-26.El ciego estaba curado y veía todo con claridad.

21 JUEVES.

- Gén 9, 1-13. Pondré mi arco en el cielo, como señal de mi alianza con la tierra.
- Sal 101. R. El Señor desde el cielo se ha fijado en la tierra.
- Mc 8, 27-33.Tu eres el mesías. El Hijo del hombre tiene que padecer mucho.

 

22 VIERNES.CÁTEDRA DE SAN PEDRO, apóstol, fiesta

- 1 Pe 5, 1-4. Yo, presbítero con ellos, testigo de la pasión de Cristo.
- Sal 22. R. El Señor es mi pastor, nada me falta.
- Mt 16, 13-19. Tu eres Pedro, y te daré las llaves del reino de los cielos.

 

23 SÁBADO. SAN POLICARPO, obispo y mártir

-Heb 11, 1-7. Por la fe sabemos que el universo fue configurado por la palabra de Dios.
- Sal 144. R. Bendeciré tu nombre por siempre, Señor.
- Mc 9, 2-13. Se transfiguró delante de ellos.

 

24 DOMINGO VII DEL TIEMPO ORDINARIO

- 1 Sam 26, 2. 7-9. 12-13. 22-23. El Señor te ha entregado hoy en mi poder, pero yo no he querido extender la mano.
- Sal 102. R. El Señor es copmpasivo y misericordioso..
- 1 Cor 15, 45-49.Lo mismo que hemos llevado la imagen del hombre terrenal, llevaremos también la imagen del celestial.
- Lc 6, 27-38. Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso.

 

La misericordia, un modelo de vida .

<<Sed misericordiosos, como vuestro Padre es misericordioso>>. El amor a los enemigos, la generosidad con los que nos piden, perdonar a los que nos ofenden... Todo esto es el contenido del Ev. de hoy. Para entenderlo tenemos primero que contemplar la misericordia de Dios, que tanto nos ama y perdona a lo largo de nueastra vida, a pesar de tantos pecados e infidelidades. Hoy, al rezar el Padrenuestro, atendamos especialmente a la petición: <<Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden>>. ¿Somos consecuentes con esta petición? En la 1 lect. se nos presenta como modelo de compasión y misericordia a David, que pudiendo vengarse de Saúl, su enemigo, le perdonó la vida, no queriendo atentar impunemente contra el ungido del Señor.




-9