Liturgia

DÉCIMOCUARTA SEMANA DE TIEMPO ORDINARIO

06 LUNES.

Os 2, 16. 17b-18. 21-22. Me desposaré contigo para siempre.
Sal 144. R. El Señor es clemente y misericordioso.
Mt 9, 18-26. Mi hija acaba de morir, pero ven tú y vivirá.

07 MARTES. SAN FERMÍN, patrono principal de Navarra y de la diócesis de Pamplona

Is 61, 1-3a. El Señor me ha enviado para dar la buena noticia a los que sufren.
Sal 88. R. Cantaré eternamente tus misericordias, Señor.
Mt 9, 35-38. La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos.

08 MIÉRCOLES.

Os 10, 1-3. 7-8. 12. Es tiempo de consultar al Señor.
Sal 104. R. Buscad continuamente el rostro del Señor.
Mt 10,1-7. Id a las ovejas descarriadas de Israel.

09 JUEVES.

Os 11, 1-4. 8c-9. Mi corazón está perturbado.
Sal 79. R. Que brille tu rostro, Señor, y nos salve.
Mt 10, 7-15. Gratis habéis recibido, dad gratis.

10 VIERNES.

Os 14, 2-10. No llamaremos ya <<nuestro Dios>> a la obra de nuestras manos.
Sal 50. R. Mi boca proclamará tu alabanza.
Mt 10, 16-23. No seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre.

11 SÁBADO. SAN BENITO, abad, patrono de Europa, fiesta

Prov 2, 1-9. Abre tu mente a la prudencia.
Sal 33. R. Bendigo al Señor en todo momento.
Mt 19, 27-29. Vosotros. los que me habéis seguido, recibiréis cien veces más.

12 DOMINGO XV DEL TIEMPO ORDINARIO

Is 55, 10-11. La lluvia hace germinar la tierra.
Sal 64. R. La semilla cayó en tierra buena, y dio fruto.
Rom 8, 18-23. La creación, expectante, está aguardando la manifestación de los hijos de Dios.
Mt 13, 1-23. Salió el sembrador a sembrar.

 

La Palabra de Dios

En la primera lectura se compara la lluvia, que hace germinar la tierra, con la palabra que sale de la boca de Dios, que cumplirá su deseo y llevará a cabo su encargo. Esa Palabra no es otra que Jesucristo; y esa palabra es la que se siembra mediante la predicación (Ev.). ¿La escuchamos sin atención y no hacemos por entenderla?, ¿la entendemos y profundizamos y somos constantes en cumplirla?, ¿la escuchamos pero ante cualquier dificultad dejamos de cumnplirla?, ¿la escuchamos, pero los afanes de la vida, la preocupación por el dinero, nos llevan a olvidarla? Y será a partrir de ir viviendo el mensaje evangélico como iremos caminando hacia la manifestación plena de la libertad gloriiosa de los hijos de Dios? (2 lect.).

-9