Vía Lucis

 

Presentación e Introducción | Escenas del Vía Lucis

ESCENAS DEL VÍA LUCIS

 

Vía Lucis

I ALEGRÍA : HA RESUCITADO

Mirada desde lo plástico.- El ángel, anunciador, grande, una mane hacia el sepulcro, la otra para que lo anuncien. La puerta abierta, no está. Los otros personajes, soldados y mujeres se minimizan ante el misterio, aquí realidad.

Mirada desde la fe.- El Señor vive. No busquéis entre los muertos a la vida. No lloréis entre las sombras a la luz. Cantad, porque la muerte está vencida. Cantad que Dios es el Señor Jesús.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús enhorabuena por tu triunfo. Gracias porque eres el Dios de la vida. Gracias por este gozo,  gracias por esta Gracia de tu resurrección. ¡Aleluya!

 

Vía Lucis

II ALEGRÍA : EL ENCUENTRO CON MARÍA MAGDALENA

Mirada plástica.- Es un diálogo apretado, rápido. La Magdalena lo ve vacío, encuentra a Cristo, se le comunica a los Apóstoles, película e. tres cuadros, que haya sucesión y a la vez independencia.

Mirada desde la fe.- María ha buscado al Maestro: el Señor reconoce su cariño sin fisuras, y pronuncia su nombre; entonces los ojos de la fe reconocen y ven lo que la sola mirada humana no sabe intuir: Cristo vive y nos anuncia nueva vida.
Cristo nos llama por nuestro nombre, dándonos el dulce encargo de ser testigos de su resurrección, viviendo el gozo de anunciar que Cristo ha resucitado.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús: Llámame por mi nombre para que yo te vea, y mi alma se llene del gozo del encuentro, y proclame la alegría de la nueva vida, de la resurrección.

 

Vía Lucis

 

III ALEGRÍA : ID Y AVISAD A MIS HERMANOS

Mirada desde lo plástico.- Encuentro, cercanos Jesús y María, lo demás será recuerdo o lejanía, se empequeñecen.  Lo que se dimensiona es la mano de Cristo que señala a los Apósto­les, que vaya a ellos, que sea la anunciadora.

Mirada desde la fe.- El ángel encomienda a las mujeres un triple mensaje: No temáis, ha resucitado, id y anunciadlo a los discípulos.
El anuncio del mensaje lo proclaman primero aquellas mujeres. Y como ellas, cuántas otras, a lo largo de la historia de la Iglesia, han dado testimonio de Cristo Jesús resucitado: en la comunidad, en la familia, en la vida social, en hospitales, misiones...

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús queremos ir por el mundo anunciando el amor, ser mensajeros de la vida, de la paz y el perdón, testigos de tu resurrección.

 

Vía Lucis

IV ALEGRÍA : LOS SOLDADOS ANUNCIAN LO SUCEDIDO

Mirada desde lo plástico.- La angustia de los guardianes, ellos son sus rode­las a  una y otra parte, y comienzan las trampas, se habla. unos y otros según el relato, y finalmente la componenda, el dinero por medio.

Mirada desde la fe.- El miedo, el soborno, la mentira, la corrupción, no pueden ocultar la Buena Noticia, ni la verdad del Evangelio: El que murió en la cruz VIVE, HA RESUCITADO.
Este anuncio de vida hace arder hoy nuestro corazón y hace florecer la esperanza y la fe.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús gracias porque nada puede amordazar el anuncio glorioso del triunfo de la resurrección de la carne.

 

Vía Lucis

V ALEGRÍA: PEDRO Y JUAN CONTEMPLAN EL SEPULCRO VACÍO

 

Mirada desde lo plástico.- Corrieron, uno llegó antes, los dos miraron, no estaba, era la soledad que se hacia real presencia, visualizar esa  no presencia de Cristo, que nada dis­traiga, un plano limpio, un vacío denso.

Mirada desde la fe.- Cristo ha vencido a la muerte, y no es una vana ilusión: es un hecho de la historia, un hecho que va a cambiar la historia.
A nuestros ojos no llega sólo la maravilla sino el estupor de la fe: "vio y creyó" en el Señor, vencedor de la muerte. La suya es la mirada de todos los creyentes en Cristo, de todos los tiempos y de toda la tierra. Es hoy nuestra mirada.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús danos impulso interior para que corramos como Pedro y Juan con esperanza a buscarte más allá del sepulcro vacío.

 

Vía Lucis

 

VI ALEGRÍA: JESÚS EN EL CENÁCULO MUESTRA LAS LLAGAS

Mirada desde lo plástico.- La manifestación, las llagas de Cristo a la vista, el asombro de los Apóstoles, se esfuerzan para que la mirada llegue a descubrir esa verdad, que des­de ahí será el muevo comienzo.

Mirada desde la fe.- Los apóstoles tienen miedo a morir como Jesús. Mientras hablan en el Cenáculo, llega Jesús, se pone en medio y les muestra sus llagas; la señal de su victoria sobre la muerte y el pecado. Y todo es alegría, PAZ, perdón, vida.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús, gracias, porque resucitaste no sólo con tu alma, sino también con carne herida y vencedora.

 

Vía Lucis

VII ALEGRÍA : CON LOS DISCÍPULOS DE EMAÚS

Mirada desde lo plástico.- Primera escena en el camino, la insistencia de que se quede. Y entran  en la posada,  la admiración, y uno se levanta del asiento, le reconocieron, que en ellos aparezca lo que realmente estaban viendo.

Mirada desde la fe.- Con Cristo arde el corazón y la experiencia del encuentro con él transforma el desencanto en ilusión, la oscuridad en luz, la vida en camino personal de fe que se vive en comunidad. Esta experiencia hace gritar con alegría: Quédate con nosotros... Era verdad: Ha resucitado.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús: Andando por el camino te tropezamos Señor, te hiciste en encontradizo, nos diste conversación; tenían tus palabras fuerza de vida y amor, ponían esperanza y fuego en el corazón. Allí te conocimos al repartirnos el pan.


 

Vía Lucis

VIII ALEGRÍA:
LES DIJO : "RECIBID EL ESPÍRITU SANTO"

Mirada desde lo plástico.- Había que fortalecer con el Espíritu la nueva fe de les Apóstoles, que ellos todavía seguían temerosos, la puerta bien trancada, y ellos todavía parecían leja­nos, pero unidos para hacerse fuerza    .

Mirada desde la fe.- Di sí a  Cristo resucitado que continúa presente en nuestra historia, entre nosotros por medio del Espíritu.
Recibe el Espíritu, agradece a Dios este regalo y compártelo con los hermanos
Recibe el Espíritu, agradece la salvación canta su alabanza
Recibe el Espíritu, disfruta de la vida que Dios te regala en Cristo

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús quiero decir si al Espíritu; decir sí al amor de Dios en mí, sí al perdón, sí a la alegría de la resurrección.

 

Vía Lucis

IX ALEGRÍA : CONTESTÓ TOMÁS: "¡SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO!"

Mirada desde lo plástico.- El lugar es el mismo, la misma puerta, los Apóstoles parecen empujar al incrédulo, y quedan en diálogo Cristo y Tomás, que mete la mano en la llaga y  la respuesta es un grito hacia arriba.

Mirada desde la fe.- La fe nos abre los ojos del espíritu. Nos lleva  a reconocer a Jesús vivo hoy y presente en la comunidad. La fe supera nuestras capacidades pero no es irracional, ni algo que se imponga contra nuestra libertad: es más bien una luz que ilumina nuestra existencia y nos ayuda y fortalece para reconocer la verdad y aprender a amarla.

Mirada desde lo religioso.- Señor Jesús desde la experiencia de la fe nos unimos al apóstol Tomás para decirte: ¡Señor mío y Dios mío!

 

Vía Lucis

 

X ALEGRÍA : EN EL LAGO DE TIBERÍADES

Mirada desde lo plástico.- Cristo en la erilla, que echen el copo a la dere­cha. y lo haen, un gran espacio, el lago, sin otras presencias, pero es Juan el que le reconoce y así se lo dice a Pedro, solamente ellos dos en la escena.

Mirada desde la fe.- Noche de trabajo infructuoso: pero con Jesús, pesca milagrosa.
Jesús resucitado, nos invita a no perder nunca la esperanza ni dejarnos llevar del desaliento.
Con esa mirada que afina el amor, hay que saber descubrir a Jesús Resucitado en la orilla, que anima a su Iglesia que invita a obedecerle y empezar de nuevo confiando en su palabra. Nuestras fuerzas serán escasas pero en su nombre, todo es posible.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús por tu palabra echaré las redes.. y nos resucita el gozo y nos rebosa la  alegría, y es tanto el amor que recogemos, que la red está llena, cargada.

 

Vía Lucis

 

XI ALEGRÍA : "PEDRO, ¿ME AMAS?"

Mirada desde lo plástico.- Ahora le tocará a Pedre recordar sus negaciones, y que repita su confesión para borrarlas, pero él queda minimizado por tanto. reconocimiento, casi en la nada de su físico, pero Cristo le señala su misión.

Mirada desde la fe.- Jesús no le reprocha a Pedro su cobardía: Le lleva por el camino de renovar el amor, de recomenzar otra vez. Su amor es más grande que todas nuestras miserias. Siempre está abierta, de par en par, la puerta de la esperanza para quien sabe amar.
Desde el amor también a nosotros nos dice Jesús: ¿Me amas? Sígueme.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús desde nuestra debilidad reconfortada por tu resurrección queremos decirte: “Señor, tú sabes que te amo”.

 

Vía Lucis

 

XII ALEGRÍA : JESÚS ENCARGA SU MISIÓN A LOS APÓSTOLES

Mirada desde lo plástico.- En el monte, nueva misión, ir por el mundo, y el horizonte se hace aquí abierto, y unos lo creen y se arrodillan, y otros no tanto, quedan en pie, es la historia, la diversidad.

Mirada desde la fe.- El mismo Jesús encarga a los apóstoles extender a todos los rincones la Buena Noticia, llevar a todos el mensaje que han visto y oído; la alegría de la Resurrección.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús danos luz de resurrección para transmitir esta alegría de sabernos partícipes de tu triunfo.

 

Vía Lucis

 

XIII ALEGRÍA : JESÚS ASCIENDE AL CIELO

Mirada desde lo plástico.- Cristo asciende, el gran grupo mira, pero al lado dos figuras les hablan, pero no hay diálogo, y ya serán los nuevos tiempos, la contemplación y lo que venga del cielo.

Mirada desde la fe.- Jesús no nos abandona, no estamos solos, sentimos la presencia de Cristo resucitado que nos acompaña “todos los días” y nos pone en camino a una vida nueva en la verdad y la justicia.
Su fuerza nos impulsa a vivir el Evangelio de la Vida Nueva en el Espíritu, a través del Bautismo que nos salva.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús aumenta nuestra fe en ti que estás en la casa del Padre y Te quedaste también con nosotros en el pan, en los hermanos, en el gozo, en la risa, en todo corazón que ama y espera, en estas vidas nuestras que cada día ascienden a tu lado.

 

Vía Lucis

 

XIV ALEGRÍA : LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

Mirada desde lo plástico.- De distintas maneras se podrá interpretar lo no  vi­sible, el espíritu, y aquí ponemos las cabezas  metidas en la turbulencia del Espíritu, y parece que su fuerza descendiera por el cuerpo, que se hicieran llamas.

Mirada desde la fe.- Ven espíritu divino llena de luz la mente y de fuego el corazón, derrama sobre nosotros el fuego de tu amor.
Fuente de alegría y de esperanza, fuente de vida, aliento divino, difunde en nosotros la vida de Cristo Resucitado.

Mirada desde la contemplación.- Señor Jesús sopla sobre nosotros tu Santo Espíritu para que, en comunidad, vivamos cada domingo la fiesta de la vida, la fiesta de la Resurrección.

 

Presentación e Introducción | Escenas del Vía Lucis